El dinero no da felicidad, pero estas 4 formas de usarlo sí

ypi-blog-linkedin-2
Todos hemos escuchado que el dinero no compra la felicidad, sin embargo, esta afirmación puede ser cuestionable hasta cierto punto. En este artículo te explico por qué.

Varios estudios se han realizado sobre la relación entre el dinero y felicidad, y sus resultados indican no existe relación directa entre ellos (nótese se habla de relación directa). Esto demuestra que, ciertamente tener mucho dinero no garantiza la felicidad.

Ahora bien, de igual forma otros estudios han presentado resultados contundentes, de que es posible obtener felicidad a través del dinero, pero dependiendo la forma en que lo usemos.

Lo importante no es la cantidad de dinero, sino cómo lo usamos

Aquí 4 formas en que el dinero puede maximizar nuestra felicidad.

1. Eliminando la ansiedad financiera

La mayoría de los estudios en la materia coinciden en que no hay relación directa entre dinero y felicidad, pero indican sí tiene un impacto hasta cierto nivel de ingresos.
En un estudio en EEUU, se encontró relación cuando el ingreso estaba por debajo de los US$75,000.00 anuales.

[su_pullquote align=»right»]Tener más dinero definitivamente provee más opciones para enfrentar las adversidades.[/su_pullquote]

Y es que, indiscutiblemente requerimos cierto nivel de ingresos para sentirnos financieramente seguros. Tener suficiente dinero elimina la ansiedad de poder cubrir nuestras necesidades básicas de un techo seguro, alimentación, salud, etc., lo que definitivamente tiene un impacto en nuestro bienestar y felicidad.

2. Comprando experiencia en vez de cosas (hacer en vez de tener)

La mayoría de las personas asumen que las cosas materiales (una casa lujosa, un auto deportivo, lo último en moda o tecnología) los hará felices. Sin embargo, está demostrado que utilizar nuestro dinero en “experiencias” tiene un impacto más efectivo y sobre todo más duradero.

Regularmente tendemos a emocionarnos y disfrutar mucho de las cosas materiales en inicio, pero al final terminan arruinándose o rápidamente nos acostumbrarnos a ellas, perdiendo entonces su efecto.

No obstante, en el caso de las “experiencias”, como ir a un concierto, salir a cenar, vacacionar, tomar clases de cocina, aprender a tocar un instrumento etc. tienden a ser también bastante satisfactorias, pero perdurando su efecto por mucho más tiempo. Esto se explica por las siguientes razones:

  • Su efecto crece en el tiempo. A medida que pasa el tiempo, los recuerdos de la experiencia evolucionan, logrando disfrutarse hasta los inconvenientes vividos durante la misma. Ese horrible hotel donde tuviste que quedarte cuando se daño el carro, es hoy una anécdota jocosa.
  • No puede compararse socialmente. A diferencia de las cosas materiales, las experiencias son personales e íntimas, no pueden compararse tan fácilmente como una casa, un carro, un celular, eliminando el efecto negativo que esto puede tener.
  • Nos ayudan a crear relaciones. Los seres humanos somos entes sociales, las relaciones con familiares y amigos son vitales para nuestro bienestar; en ese sentido las experiencias nos ayudan a crear vínculos más fuertes, incrementando su efecto positivo.

Ahora bien, para que las experiencias logren tener un impacto beneficioso, debemos realizar aquellas que realmente disfrutemos, no las que la sociedad valore. Si al final odias los conciertos, forzarte a ir, porque “todo” el mundo estará ahí, no será un buen uso de tu dinero.

3. Dando a otros

Lograr éxito financiero y tener más dinero, incrementa la posibilidad de ayudar a otros y de lograr mayor impacto.

Dar a otros es una de las cosas que más nos hace felices. Compartir lo que tenemos con aquellos que necesitan puede tener un impacto importante en sus vidas, y ser testigos de esto nos llenará de felicidad.

Ayudar a otros no es solo posible a través de donaciones a fundaciones y causas, también puedes ayudar a un amigo, un familiar, un colega, etc.

4. Liberando nuestro tiempo

Una de las formas más sencillas, y menos consideradas para obtener bienestar a través del dinero, es liberar nuestro tiempo.

Muchos buscan constantemente cómo ahorrar algunos pesos haciéndolo todo ellos mismos; sin embargo, está demostrado que la libertad de disponer de nuestro tiempo es una de las cosas que más valoramos y eleva nuestra sensación de felicidad.

Al final, el tiempo es el recurso finito que nos iguala a todos; con dinero es posible liberarlo, delegar las tareas que no nos gustan, para dedicarnos a las cosas que realmente disfrutamos.

Pero ojo con esto, es importante que estas tareas tengan sentido y propósito. Liberar nuestro tiempo para dedicarnos simplemente al ocio y el disfrute no tendrá realmente el efecto deseado a largo plazo.

En conclusión

No busques la felicidad en el dinero pues no la encontrarás. Utilízalo como lo que es, una herramienta para lograr objetivos más altos, alineados con tus valores.

Usa el dinero como una forma de lograr la estabilidad y seguridad necesaria para arriesgarte a lograr cosas en tu vida, para iniciar proyectos, para lograr un cambio o perseguir tus pasiones.

Adicionalmente, se ha demostrado que estar en control de nuestras finanzas, sin importar lo mucho o poco que tengamos, tiene impacto positivo en nuestra felicidad. Considerando esto, es importante que tomes acción para organizar tus finanzas, educándote para elevar tu inteligencia financiera y felicidad.

Si quieres recibir información regular exclusiva sobre inversión y cómo mejorar tus finanzas, puedes ser parte de nuestros más de 3mil suscriptores completando el siguiente formulario.


RAMON LIRANZO

Email: [email protected]
Instagram: @YoPuedoInvertir
Facebook: YoPuedoInvertir
YouTube: YoPuedoInvertir
Más artículos de Ramón Liranzo

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *